Hola, soy Cristina Valdés.
La razones de crear este Blog son puramente numéricas:
-17: diecisiete de agosto y septiembre fueron los días más importantes de mi vida pues nacieron mis tres hijos.
-13: trece meses se llevan mi hijo mayor Gonzalo con los mellizos Blanca e Ignacio.
-40: cuarenta años tenia cuando comencé a estudiar Técnico Superior en Educación Infantil culminando así mi vocación desde pequeña.
-7: siete son lo años que llevo dirigiendo un Centro de Educación Infantil en Murcia.
-400: cuatrocientos son el número de niños y niñas que han puesto Banda Sonora de risas y vocecitas diarias en mi vida cada vez que iba a eso que llaman “trabajar”.
-105.3: cientocinco punto tres es el dial en el que se encuentra la emisora de Onda Regional donde comencé como colaboradora en la sección "Primerizos y Valientes" junto con Elvira Sánchez en octubre de 2.018.
-Infinito: infinitas son las gracias que yo doy a todos aquellos padres y madres que confían en mis consejos y que siguen este blog aunque sólo sea para sonreír un poquito y entender que nuestros hijos deben ser lo más importante de nuestras vidas... PERO NUNCA DEBEN SABERLO!!

HISTORIAS de una MAMÁ separada

          Hacía tiempo que quería, que necesitaba escribir mi historia de mamá separada con el único objetivo de ayudar a quienes  estén pasando por la misma situación y se sientan igual de vulnerables que me sentía yo un tiempo atrás. Desgraciadamente son muchas las  mujeres que, a diario, sufren separaciones (justas o injustas) pero separaciones al fin y al cabo...situaciones que te rompen el alma, te desconciertan y te meten en un estado de shock que te puede durar años. Pero no, no  quiero desanimar a nadie... porque no solo los cuentos infantiles tienen finales felices...las historias como la mía también lo han tenido (y ni es un príncipe ni lleva caballo blanco), mi final no ha sido otro que poder escribir en este Blog toda mi historia con el único fin de COMPARTIR muchos sentimientos buenos, malos y muy malos. Los finales felices o tranquilos los podemos escribir nosotras, aunque nuestras lágrimas emborronen cada borrador o cada paragrafo que escribamos ( eso sin contar con que tu hijo no use esa hoja de papel a medias... de bola proyectil contra su hermano!)

Propongo que mi final sea mágico, que tenga un poquito de cada persona que lea este relato infinito ...este viaje al pasado, justo cuando empezó OT y cuando Friends era una serie que me hacia mucho reir entre biberón y biberón; biberón y pañal, pañal y vómito; vómito y pañal otra vez; regurgitación y llanto...vamos...lo que viene siendo la crianza de "casi TRILLIZOS"👦👶👧

Que yo sepa ya he cumplido en la vida teniendo tres hijos (que responden curiosamente a las iniciales de BIG...¡¡como ellos me han hecho sentir siempre!!); plantando un árbol en Guadalajara una Semana Santa de hace años ;y con este relato (que yo de mudita tengo lo justo) espero que solo por extensión y ganas me lo convaliden con el LIBRO!!

Empezamos...

Nos unieron los PERROS😍🐶🐶😍

          Era octubre de 1.991 y yo me acababa de cortar el pelo como los chicos...corto corto, mi madre decía que me quedaba muy bien porque resaltaba mis ojos color miel...no sé quizás fuera así pero el caso es que yo había decidido dar un giro a mi imagen..."¡vaya usted a saber por qué!" jajaja ni lo recuerdo. Esa día me fui  tan contenta con  mi perro Fletcher (un doberman imponente) al paseo diario de las 20.00h a un parque cerca de casa y como siempre me esperaban mis amigos perrunos todos con sus canes de diferentes razas y colores. Pasábamos muy buenos ratos pues todos teníamos edades muy similares...pero ese día fue diferente...ese día apareció un chico alto, de buen cuerpo, bien vestido, guaperillas y con una cachorra de pastor alemán dentro de una cazadora de cuero, a la que todos solo veíamos la cabecita. Los amantes de los perros enloquecemos ante un cachorro, por lo que os podéis imaginar la locura que supuso acercarse a esa perrita. Todavía recuerdo el olor tan característico  de la cazadora de cuero, color marrón y de grandes y voluminosos bolsillos...aunque una vez visualizada la perrita no pude evitar plantar mis ojos  en aquel "Gastón !qué tiarrón¡"...jajaja

El tiempo pasaba y los paseos en el parque se alargaban más de lo normal, muchas conversaciones, juegos, miradas, bromas, tonteo, vidas pasadas... y los pobres perros aburridos de tanto parque!!

La Navidad era una época que me gustaba pero no me apasionaba, no  era mi favorita, lo cierto es que no, pero frente a todo pronóstico... él consiguió que fuera especial durante algunos años pues un 25 de diciembre me pidió salir...

Comienza nuestra historia de AMOR💏

Ese año mi ciudad estaba llena de luces, de niños cantando, de flores de Pascua, mil bombillas de colores, gente riendo por la calle, olor a castañas, leñas en las chimeneas, villancicos por todos lados y una sensación tan maravillosa como caminar sobre nubes a medio palmo del suelo...sensaciones propias de  lo que era la ilusión de ese primer chico que te gusta de verdad, que sientes tiene algo especial que te envuelve y que te enamora desde el principio.

Los meses iban pasando y cada vez me alejaba más del suelo, volaba cada vez más alto siempre  que lo tenia cerca...pasábamos mucho tiempo juntos y llegamos a plantearnos ...¡casarnos! a los tres meses de estar juntos...jajajaja...menuda locura...sin oficio ni beneficio los dos de camino al Altar!!... y luego me quejo de alguna locura que hayan podido hacer mis hijos con sus amigos (eso se llama KARMA)😉.

Bueno, retomando la historia, los principios, que duda cabe que son los momentos más bonitos en una relación si además es un amor in cresciendo por ambas partes; si es un amor puro con el que descubres muchos sentimientos que desconocías...que él te enseña y tú aprendes; que le muestras y él toma. Conoces a su familia, amigos, entorno y él conoce al tuyo...nos sentimos muy cómodos en ambos ambientes y dejamos que la historia se fuera relatando, continuase escribiendo capítulos a cuál más bonito que el anterior los cinco años siguientes. Había algo común siempre en nosotros en muchas de las citas que teníamos y no era otra cosa que PLANEAR constantemente nuestra vida  juntos (una vez pasada la fiebre de irnos corriendo y en secreto  a casarnos del principio...alguno de los dos dio paracetamol al otro para rebajar aquella fiebre jajaja).
Pasados esos cinco años comenzó un crisis por mi parte que me llevó a irme a vivir en el extranjero casi cinco meses, crisis que me llevé y me duró tanto como "un piojo en la cabeza de Kojak!" pues nada más pisar suelo anglosajón ya lloraba desconsolada por él entre un "tea" y otro "tea". Él, que me conocía bien, no hizo mucho caso de esa crisis y siguió conmigo a pesar de la distancia, distancia que pese a tener otras espectativas de salir más con amigos y conocer gente nueva...nos tenia enganchados horas al teléfono o escribiendo cartas modelo Quijote!

Ese tiempo separados afianzó sobremanera la idea de materializar (ésta vez sí!!)  y retomar el tema de casarnos...empezar por fin esa ansiosa vida que deseábamos con todas nuestras fuerzas  compartir en común.
Y así siete años después de aquel 25 de Diciembre, aquel año de olor a castañas y sonido de campanillas; siete años y cinco meses después  de aquella cabecita de cachorra sobresaliendo de la cazadora de cuero y un año después de pedirme matrimonio junto a Hyde Park...ocurrió...nos casamos enamorados hasta las trancas y con planes de futuro que nos hacían sentirnos realmente privilegiados de haber cruzado nuestras vidas y de haberlas unido para siempre!


La vida de casada🏡

      Dicen que cuando te casas la magia del noviazgo se pierde prácticamente en el vuelo de vuelta camino de tu primera casa tras un viaje de novios de mucha palmera, mucho comer, mucha crema solar y en el mejor de los casos... ¡unas 3.000 fotos!. Todo ello es debido al hecho de que el cambio de estado civil crea en el subconsciente  de muchos hombres un bloqueo total o parcial en su instinto de "caza" y en su consiguiente interés hacia su recién estrenada esposa. El hombre es puro instinto, es  un cazador nato...por lo que nos corresponde muchas veces a las esposas la ardua tarea de tener que cuidar ese amor... mi caso no fue ese aunque sí hubo un tenue cambio en ese sentido hacia mi. Nosotros vivimos los dos primeros años de matrimonio como cualquier pareja, con mucho amor,  muchas llamadas a media mañana, muchas comidas familiares los domingos, muchas pelis con manta en el sofá,  muchos planes... especialmente con dos ilusiones muy grandes: tener un hijo y construirnos una casa en una parcela que él había comprado antes de casarnos.

Lo cierto es que ambas cosas llegaron casi a la vez. La primera vez que me quedé embarazada llevaba  casi dos años  intentadolo (como tantas y tantas mujeres) y la desesperación me hizo pensar que no podría ser madre nunca. En esa época recordaba una conversación que tuve en una ocasión con una de mis mejores amigas cuando éramos quinceañeras, en la que me proponía lo  que le preguntaría a un "genio de la lámpara" sobre mi futuro...lo que realmente querría saber que iba a ocurrirme en el futuro. Ella respondió sin titubear :"¿si me voy a CASAR?", yo más comedida pero firme lo tuve claro: "¿si voy a ser MADRE?"...y taitantos años después ella está felizmente casada sin hijos y yo con hijos pero sin marido...jajaja

Bueno pues como contaba, mi vida marital era de lo más normalita, sencillamente féliz, tranquila, serena y muy mimada por un marido que tenia la potestad de hacerme sentir el centro del universo, un ser muy cariñoso al que yo (quizás por mi timidez) no le correspondía en tanto cariño empalagoso pero muy sano para la relación y que el pobre también merecía!

Al año y medio de nuestra estupenda boda llegó ese momento mágico para cualquier mujer, ese momento que comienza de manera escatológica y que acaba  con  dos rayas en un predictor..¡¡al fin!!, todavía recuerdo aquel escalofrío desde la cucusilla hasta los hombros, una sensación que te hace sentir lo más parecido a madurar de golpe...iba a ser madre!! Me pilló sola en casa y con Maria Teresa Campos en la tele...y a ella se lo dije primero...necesitaba contárselo a alguien! jajaja

Yo que soy una persona de poner magia a las cosas que me parecen realmente importantes, os podéis imaginar el "tinglaó" que monté para decírselo a él cuando volviera de trabajar. En esa época y por aquello de ahorrar, vivimos en casa de mis suegros en la playa, era una época donde habíamos puesto en marcha nuestra otra gran ilusión: construir la CASA de nuestros sueños! Recuerdo que era octubre y hacia frío, él llegó y le dije que se sentara a mi lado que le tenía que decir algo...y con un nudo marinero de trébol en mi garganta y las cataratas de Iguazú en mis ojos...se lo dije...buff...momento entre los momentos de cualquier persona, mujer o pareja.

Tristemente y tras 10 semanas de gestación...aquella felicidad, aquel bebé al que yo hablaba todos los días mientras pensaba que era imposible ser más feliz, aquella ilusión se fue en un legrado de urgencia la nochevieja que cambiábamos de siglo, nada más y nada menos. Qué duro era ver los fuegos artificiales mientras tú te sentías tan triste! No obstante él estuvo a la altura y siguió mimándome como lo había hecho siempre, me enseño una gran lección : "nuestra vida era como una tortada a la que habían quitado la guinda, pero la tortada era lo importante".