Hola, soy Cristina Valdés.
La razones de crear este Blog son puramente numéricas:
-17: diecisiete de agosto y septiembre fueron los días más importantes de mi vida pues nacieron mis tres hijos.
-13: trece meses se llevan mi hijo mayor Gonzalo con los mellizos Blanca e Ignacio.
-40: cuarenta años tenia cuando comencé a estudiar Técnico Superior en Educación Infantil culminando así mi vocación desde pequeña.
-7: siete son lo años que llevo dirigiendo un Centro de Educación Infantil en Murcia.
-400: cuatrocientos son el número de niños y niñas que han puesto Banda Sonora de risas y vocecitas diarias en mi vida cada vez que iba a eso que llaman “trabajar”.
-105.3: cientocinco punto tres es el dial en el que se encuentra la emisora de Onda Regional donde comencé como colaboradora en la sección "Primerizos y Valientes" junto con Elvira Sánchez en octubre de 2.018.
-Infinito: infinitas son las gracias que yo doy a todos aquellos padres y madres que confían en mis consejos y que siguen este blog aunque sólo sea para sonreír un poquito y entender que nuestros hijos deben ser lo más importante de nuestras vidas... PERO NUNCA DEBEN SABERLO!!

La valiosa EMPATÍA

Hay muchas maneras de enseñar a los niños la EMPATÍA, una virtud que indudablemente hace que las relaciones con otros niños sean más fructíferas y gratificantes en el futuro.
A los dos años de edad nos chocamos de frente con esa mini-adolescencia cuya máxima son las rabietas, el " NO" (por sistema), el" Mío" por bandera y por supuesto los mordiscos, arañazos y demás familia como seña de identidad. Empatía? Misión Imposible!...tendremos que esperar unos meses para ver La Luz y ésta ocurre sobre los tres años (cuando ya han desarrollado parte del autocontrol que les ayudará a ser más felices).
Hoy quiero escribir sobre la EMPATÍA que SÍ se puede aprender a los dos años..la empatía hacia los objetos y todo lo que nos rodea. Caerse al suelo, golpearse con una mesa, pillarse un dedo con la puerta NO hacen malo al suelo, la mesa o la puerta; por lo contrario en ese momento deberíamos curar a nuestro peque sin mayor necesidad que culpabilizar a nada de..nada.
He oido y visto en infinidad de ocasiones a muchos padres golpear el suelo/ventana/puerta verbalizando un "malo, malo" porque su hij@ pasaba por allí y ha tenido la mala suerte de tener un traspiés...y como la culpa no ha sido de nadie más que la edad propia del hij@...los padres se sienten mejor golpeando a lo que "osó" hacer daño a su bebé.

Se equivocan. Debemos enseñar el respeto por todo aquello que los rodea y que de ninguna de las maneras nuestros hijos consideren que viven en una constante amenaza y más ahora que además tenemos la imperiosa necesidad de cuidar nuestro planeta...porque no sé vosotros..pero a mi, Greta, la niña sueca) me dá un poco de miedo y en mi casa reciclamos hasta la saciedad!
Esa EMPATIA aprendida precisamente en esa propicia época de los porrazos y accidentes varios y a tan temprana edad, creará en los niños y niñas una empatía sensitiva mayor hacia sus iguales cuando dicha empatía la aprendan e interioricen... así que por favor queridos padres y madres del mundo: NO volvamos a decir que nada es MALO...todo nos cuida y protege!
cris&kids🍭