Hola, soy Cristina Valdés.
La razones de crear este Blog son puramente numéricas:
-17: diecisiete de agosto y septiembre fueron los días más importantes de mi vida pues nacieron mis tres hijos.
-13: trece meses se llevan mi hijo mayor Gonzalo con los mellizos Blanca e Ignacio.
-40: cuarenta años tenia cuando comencé a estudiar Técnico Superior en Educación Infantil culminando así mi vocación desde pequeña.
-7: siete son lo años que llevo dirigiendo un Centro de Educación Infantil en Murcia.
-400: cuatrocientos son el número de niños y niñas que han puesto Banda Sonora de risas y vocecitas diarias en mi vida cada vez que iba a eso que llaman “trabajar”.
-105.3: cientocinco punto tres es el dial en el que se encuentra la emisora de Onda Regional donde comencé como colaboradora en la sección "Primerizos y Valientes" junto con Elvira Sánchez en octubre de 2.018.
-Infinito: infinitas son las gracias que yo doy a todos aquellos padres y madres que confían en mis consejos y que siguen este blog aunque sólo sea para sonreír un poquito y entender que nuestros hijos deben ser lo más importante de nuestras vidas... PERO NUNCA DEBEN SABERLO!!

Los Celos


                     

Darle a tu hijo o hija un hermano es el mayor regalo que le puedes hacer nunca pues no solo será un compañero de batallas infatigable o un cómplice  de trastadas leal ...sino que será el mejor apoyo que jamás podrá tener. Los hermanos son esos seres que comparten contigo todos los momentos mágicos de tu infancia, el despertar de la adolescencia, tu primer amor, su quinto trabajo, tus decisiones, sus equivocaciones, vuestro pérdida de un ser querido, el primer roce con el coche, el nacimiento de un hijo,...,

Cuando decides  convertirte en una valiente y lanzarte a por el segundo hijo sueles decidir siempre el momento priorizando en la edad que se pueda llevar con su hermano/a mayor para que así "jueguen juntos" y de esta manera ser cada vez más consciente de ese inmenso regalo que le has hecho a tu hijo/a. Luego nos suele preocupar el sexo pues o queremos ir a por "la parejita" o queremos dos hijos del mismo sexo para asegurarnos ese "jugar juntos" (algo que en los primeros años de juego  resulta ser  indiferente... el sexo de tu compinche de juegos  hogareños). Por último empiezas a sentir una extraña sensación unos pocos meses antes del parto que te hace sentir un doble sentimiento de culpa : de un lado te planteas si serás capaz de querer de igual manera a ese hijo apunto de nacer que quieres al mayor y a la vez  por otra parte, te sientes muy culpable con el mayor por robarle tiempo con el segundo. KEEP CALM!
Te voy a dar ambas respuestas; en el caso de la manera de querer al segundo hijo te aseguro que es exactamente igual que el primero con el único matiz de que la dedicación está exenta de miedos y por lo tanto es más relajada; por otro lado decirte que la culpabilidad por no dedicarle el mismo tiempo al mayor es fácilmente reajustable pues es tu hijo mayor el que debe asumir su rol de hermano mayor y por tanto ser partícipe de muchas rutinas en su hermanito/a pequeño. Todo ello le hará madurar e ir asumiendo su nueva posición  de primogénito/a y por lo tanto deberá entender que siempre cuidará a sus hermanitos.

Los celos no disminuyen dependiendo de la diferencia de edad entre los hermanos, quizás se aligeren un poco pero deben siempre de aparecer pues es algo natural en la infancia cuando la familia crece. La paciencia, la comprensión y el amor son la clave para ayudar a nuestros hijos a pasar este difícil trago que en ocasiones llegan a durarle toda la vida...😮⌛👬👭👫

                                                                                                                                             Cris🙋